La mayor parte de nuestra actividad mental suele estar orientada hacia problemas y no hacia soluciones.

¿Te has preguntado que tienen en común genios como Da Vinci, Einstein, Beethoven, Steve Jobs, Bill Gates, o personas que que han sobresalido en sus actividades y que su vida es un ejemplo de resistencia y perseverancia como Michael Jordan, Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, etc.? Ellos pensaban y piensan diferente y hacían y hacen cosas fuera de lo común; hacían conexiones que más nadie era capaz de hacer hasta ese momento, se enfocaban y se enfocan en las formas de solucionar problemas o limitaciones, en lugar de sumirse en un estado de víctima y sumarse a lo que hace el 95% de las personas, pedir afiliación en el club mundial de críticas y quejas.

La mente puede trabajar en diferentes niveles. En el nivel más básico y elemental tan sólo se ocupa de la supervivencia. Como recurso, la mente se va formando un sistema de creencias artificial que la hace ser insegura y temerosa, lo cual pudiera resultar doloroso y hasta frustrante. En su interior, la mente tiene un aspecto más iluminado. Para tener acceso a esos niveles es necesarios abrir nuestros pensamientos e incursionar por el camino de la evolución consciente, lo que implica SER CREATIVOS; el problema y la solución se encuentran en distintos niveles de pensamientos. Pensar desde los problemas, sin importar cuanto lo hagas, no ayudará a encontrar la solución, ésta sólo aparecerá cuando se haga una pregunta potenciadora en otro nivel, por ejemplo, algo me molesta ¿qué uso le puedo dar?, ¿cómo puedo solucionar esto o aquello?, como puedo salir de esta situación?

Afrontar crisis quizás no sea lo más acertado, sino aprender a prevenirlas y “gestionar soluciones” Pensar siempre en positivo, aunque te parezca raro te ayudara a prevenir crisis.

 

El diccionario define la actividad de pensar como el enfoque con voluntad y atención sobre un asunto. Pensar en profundidad, con intención y propósito, es realmente raro. El sello inconfundible del pensamiento real es la Creatividad.

Cuando vemos las cosas de una manera diferente, cuando salimos de la percepción estancada para abordar el asunto de una manera enteramente nueva, entonces podemos decir que hemos pensado.

Una vez que conocemos el patrón es fácil romperlo con un nuevo hábito, un nuevo comportamiento, una nueva creencia o simplemente aceptación.

Entonces, no evaluemos las circunstancias de la vida en función de buenas o malas. Es más conveniente preguntarse ¿qué podemos sacar de ella? Donde algunos vean obstáculos, dificultades o problemas, nosotros debemos enfocarnos en ver, en detectar las oportunidades.

Debemos pensar para sobresalir, no para sobrevivir. Una vez que la mente se abre a una nueva idea no vuelve a su tamaño originalAlbert Einstein. Cada situación en nuestra vida es una invitación a aprender, una invitación a evolucionar.

Plantearse retos cada día es una forma de vivir. No se trata de vivir al compás del impulso sin medir las consecuencias de los actos, se trata de buscar nuevos enfoques de forma racional para mejorar nuestro entorno, experimentar, aprender y crecer.

El éxito, en cualquier ámbito, depende en un 15% de los que sabes, esto es la aptitud, y en un 85% de lo que haces con lo que sabes, es decir de la actitud.” –

 

 Pasos para pensar como un genio

1.- Ama lo que haces. Encuentra lo que te encante y zambúllete de cabeza. La pasión es la llama que mantiene la motivación y el enfoque cuando buscamos resultados.

2.- Consigue tu propio estilo de aprendizaje. Los principales son auditivo, visual-espacial, verbal-lingüístico y kinestésico. Experimenta diferentes técnicas y utiliza la que mejor funcione para ti.

3.- Edúcate a ti mismo. Investiga. Aprende nuevas disciplinas.

4.- Hazte preguntas todos los días, constantemente. Compártelas. Una de las mejores prácticas para conseguir inspiración es rodearse de gente brillante, de confianza, con quien debatir ideas y plantearse dudas.

5.- Emprende. Los grandes descubrimientos ocurren a menudo en la búsqueda de algo que en un principio parecía una locura. Crea oportunidades para encontrar cosas nuevas.

6.- Desglosa tus conocimientos, reinterpreta la ecuación, platea diferentes escenarios y asegúrate que todos estén alineados a tu propósito.

7.- Acepta el cambio, los genios reescriben sus propias convicciones.

8.- Incrementa tus oportunidades de éxito. No todas las ideas son buenas, pero mientras más ideas produzcas, más oportunidades de conseguir una idea brillante tendrás.

9.- No te dejes disuadir. Los genios son persistentes.

Tú puedes organizar tus pensamientos para que siempre vayan un paso más adelante de los problemas, ¿lo sabías? Adelantarse es un don, pero también es una habilidad que se puede desarrollar.

En el siguiente link veras un ejemplo de como a raíz de un importante problema en Venezuela como lo es la falta de efectivo circulante y del congestionamiento de los medios de pago electrónicos un grupo de personas detectaron una oportunidad de negocio para el pago de los estacionamientos, se enfocaron en solucionar y no en quejarse o critica

https://www.citywallet.net/#/inicio

Si te gustó, ¡comparte!